top of page

¿Qué es la Adicción a las Drogas?


La adicción se define como un trastorno crónico recurrente que se caracteriza por la búsqueda compulsiva de drogas, el uso continuo a pesar de las consecuencias dañinas y cambios duraderos en el cerebro. Se considera tanto un trastorno cerebral complejo como una enfermedad mental. La adicción es la forma más grave de un espectro completo de trastornos por uso de sustancias y es una enfermedad médica causada por el uso indebido repetido de una sustancia o sustancias.




¿Cómo se clasifican los trastornos por uso de sustancias?


NIDA utiliza el término adicción para describir la búsqueda compulsiva de drogas a pesar de las consecuencias negativas. Sin embargo, la adicción no es un diagnóstico específico en la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), un manual de diagnóstico para médicos que contiene descripciones y síntomas de todos los trastornos mentales clasificados por la Asociación Americana de Psiquiatría (APA).




En 2013, la APA actualizó el DSM, reemplazando las categorías de abuso de sustancias y dependencia de sustancias con una sola categoría: trastorno por uso de sustancias, con tres clasificaciones: leve, moderada y grave. Los síntomas asociados con un trastorno por uso de sustancias se dividen en cuatro grupos principales: control deficiente, deterioro social, uso de riesgo y criterios farmacológicos (es decir, tolerancia y abstinencia).


El nuevo DSM describe un patrón problemático de uso de una sustancia intoxicante que conduce a un deterioro o angustia clínicamente significativos con 10 u 11 criterios de diagnóstico (según la sustancia) que ocurren dentro de un período de 12 meses. Aquellos que tienen dos o tres criterios se considera que tienen un trastorno "leve", cuatro o cinco se consideran "moderados" y seis o más síntomas, "graves". Los criterios de diagnóstico son los siguientes:

  1. La sustancia a menudo se toma en cantidades mayores o durante un período más prolongado de lo previsto.

  2. Existe un deseo persistente o un esfuerzo infructuoso por reducir o controlar el uso de la sustancia.

  3. Se dedica una gran cantidad de tiempo a las actividades necesarias para obtener la sustancia, usarla o recuperarse de sus efectos.

  4. Se produce antojo o un fuerte deseo o urgencia de consumir la sustancia.

  5. El uso recurrente de la sustancia resulta en el incumplimiento de las principales obligaciones en el trabajo, la escuela o el hogar.

  6. El uso de la sustancia continúa a pesar de tener problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes causados ​​o agravados por los efectos de su uso.

  7. Se abandonan o reducen importantes actividades sociales, ocupacionales o recreativas debido al uso de la sustancia.

  8. El uso de la sustancia es recurrente en situaciones en las que es físicamente peligrosa.

  9. El uso de la sustancia se continúa a pesar de que se sabe que tiene un problema físico o psicológico persistente o recurrente que probablemente haya sido causado o agravado por la sustancia.

  10. Tolerancia, como se define por cualquiera de los siguientes:

1. Necesidad de cantidades notablemente mayores de la sustancia para lograr la intoxicación o el efecto deseado.

2. Un efecto notablemente disminuido con el uso continuo de la misma cantidad de sustancia.

11. Abstinencia, manifestada por cualquiera de los siguientes:

1. El síndrome de abstinencia característico de esa sustancia (como se especifica en el DSM-5 para cada sustancia).

El uso de una sustancia (o una sustancia estrechamente relacionada) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.





8 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page